>Variación muy Divertida (y anestésica) del cuento del Pato

>

(Para cuando ya van cayendo 100 Patos y este niño no se duerme!)
Había una vez un Pato, que detrás de la Pata andaba, y viendo que no llegaba, se puso a esperar un rato…cuando…¡ZAZ! Cayó otro Pato…que detrás de la Pata andaba, y viendo que no llegaba, se puso a esperar un rato…
Pero pasaba mucho rato, y la Señora Pata no venía! Entonces todos los Patitos dijeron: “Cómo vamos a dormir si la mamita Pata no viene a contarnos un cuento para dormir?“
Entonces todos los Patos se pusieron a buscar a la Señora Pata, un Pato la buscó en la Sala…pero NO ESTABA LA SEÑORA PATA! 
Otro Pato la buscó debajo de la alfombra, pero no estaba la señora Pata! 
Otro Pato la buscó en los sillones, pero no estaba la señora Pata! Entonces vino otro Pato y la buscó en la Cocina, pero tampoco estaba ahí la señora Pata! 
A otro Pato se le ocurrió buscarla en el pasillo, pero ahí tampoco estaba la señora Pata!
“Qué hacemos?“ -dijeron los Patos- “Sigamos buscando a nuestra mamita!“
Otro Pato fue y la buscó en el cuarto de los niños* pero ahí tampoco estaba la señora Pata
Otro Pato fue a buscarla al cuarto de los Papitos Señores Pato y Pata, pero ahí tampoco estaba!
Entonces el Patito más pequeñito dijo: “Ya sé dónde está nuestra mamita Pata!“
Y todos los Patitos lo siguieron, el Patito*, que era muy inteligente, abrió la puerta del baño y…

AHÍ ESTABA EN LA DUCHA MOJÁNDOSE CON EL AGUA LA SEÑORA PATA!

“Hola Patitos, me estaba mojando con el agua porque a mí me gusta mucho el agua, porque soy una Pata y a todos los Patos nos gusta mucho el agua.“ -dijo la señora Pata, luego se secó y les contó un cuento de Patos para dormir- “Hasta mañana mis Patitos bonitos, los quiero mucho“ -dijo, y ella también se fue a dormir.

Entonces salió la Señora Luna y les cantó a todos los Patos del mundo una canción para dormir, y soñaron con una laguna grande y bonita para jugar en el agua con muchos Patos.

Y colorín colorado, éste cuento ha acabado.

*Al nombrar el cuarto de los niños podemos decir el nombre de los que duermen en ese cuarto, si son varios niños y cada uno tiene su cuarto, podemos extender el cuento para que un Pato busque en cada cuarto, y si los niños no tienen demasiado sueño y/o nosotros tenemos suficiente tiempo y energías, podemos extender el cuento no sólo a las habitaciones de la casa sino a cada lugar en cada habitación donde se pueda esconder o estar alguien: adentro de los cajones, en el clóset, detrás de las cortinas, debajo de la mesa/sillas, metido en la cama, en el canasto de la ropa, etc… Las variables son infinitas, lo importante es que el niño se sienta identificado con el cuento, pueda reconocer su propia casa, sus lugares favoritos y no tanto de la casa, y así fomentemos su imaginación y memoria.

Con éste cuento y el anterior, quisiera adjuntar un agradecimiento muy grande a mi Abuelita Zoila quien nos contaba éste cuento del Pato para dormir a todos con el mismo cariño y paciencia cada vez que se lo pedíamos, y muchos otros cuentos que nunca supimos de dónde los sacaba o si se los inventaba, pero que llenaron mi niñez temprana de mundos y seres mágicos y maravillosos y sueños que no tendrian nada que envidiar a cualquier película hollywoodense. Gracias a mi Abuelita Zoila, te quiero mucho Awe.